¡Soy un Puma, soy un Puma, soy un Puma!

7 10 2011

En Argentina siempre hubo grandes jugadores de rugby (Hugo Porta fue, acaso, el más excelso de todos). Aún los hay. Y hasta hace bien poco un medio de melé, Agustín Pichot, que le agregó a su estupenda carrera el corolario de aquel tercer puesto en el último Mundial. Esa inolvidable hazaña arrancó con un triunfo sobre Francia en la fase de grupos, el ensayo de Corleto y la arenga de Pichot al final del encuentro, en el medio del eufórico círculo de los Pumas: “Eh, eh… -les gritó autoritario el capitán-. Recién empieza. No quiero ver a nadie saltar. Esto es una Copa del Mundo y vamos hasta el final”. El documental, hermosísimo, titulado Pumas de Bronce, Corazón de Oro, rememora el trayecto de los Pumas desde la preparación hasta el cierre por el tercer puesto contra Francia, en la Copa del Mundo que iba a cambiar para siempre el rugby argentino y, de manera previsible, el juego en el inaccesible Hemisferio Sur. La inspiradora ascendencia del capitán Pichot se advierte de manera emocionante en los últimos minutos de este vídeo de highlights del estreno puma en la RWC 2007. Y, por supuesto, en esta racial charla de Pichot en el vestuario antes del último encuentro.

La capacidad de inspiración de los Pumas en esas semanas de competición provocó y ha mantenido, desde entonces, una amplísima producción publicitaria a su alrededor, que extiende la idea de valor irreductible del equipo argentino. Anuncios como el célebre “Soy un puma” para Adidas; o los de la firma Medicus de este año, insisten en la capacidad inspiradora del modelo que representa el equipo de rugby; y, por supuesto, aquel emotivo “No hay razón para jugar al rugby”, de Quilmes, que expresa de forma exacta la bendita locura que significa abrazar este juego hasta sus últimas consecuencias. Amor propio, esa es la marca registrada de los Pumas, que se enfrentan este domingo al mayor obstáculo que cabe imaginar: los All Blacks. Esos tipos de negro. Esos 15 hombres sin piedad. Y en su campo, en Eden Park, ante su gente, resueltos como siempre, altivos y retadores, sostenidos por el apoyo innegociado de un país. ¿Un desafío excesivo incluso para los indómitos argentinos? Probablemente. Pero, como recuerda otro anuncio de estos días, a otros equipos los motivan poniéndoles vídeos de gladiadores; a los Pumas los motivan con vídeos de los Pumas…

Nueva Zelanda fue, por números, el incontestable mejor equipo de la primera fase (aunque no el que más nos gustó): ganó todos los partidos y todos con el punto bonus (más de cuatro anotaciones), posó 36 ensayos en total y anotó 270 puntos. Sólo fue por detrás en el marcador apenas unos minutos, como ya contamos, cuando Canadá se puso 3-0. Todos los peros que queramos ponerle al equipo de Graham Henry vienen con una advertencia previa: hablamos de los All Blacks. Es decir… que aun sin alcanzar su mejor versión, están en un nivel de excelencia inabordable para la mayoría de los equipos del mundo. Ahora, pueden perder. Y las copas del Mundo lo demostraron. Sabemos que Argentina puede competir con cualquiera, defender a cualquiera, ganarle las fases estáticas a cualquiera, competir convirtiendo el partido en una batalla de deseos. Sí. Pero la pregunta es: ¿Pueden los All Blacks perder contra Argentina? O sea, ¿puede la argentina de Santiago Phelan comprometer, interrumpir, quebrar, obturar el torrencial juego de Nueva Zelanda, la prodigalidad de sus carreras de ruptura, ese modo inigualable de meterse contra la defensa rival y soltar una descarga del balón para el apoyo, y otra y otra, hasta pasar a a la espalda y reventar todos los espacios? ¿Puede Argentina ser táctica hasta la locura, como lo fue Francia hace cuatro años, cuando mandó a los All Blacks a jugar al ping-pong con la pelota, sin permitirles un solo hueco por el que penetrar? ¿Puede cortarle la corriente de juego durante 80 minutos a un equipo que hace un rugby de ataque con la participación de los quince que están en el campo? Y, después, claro: ¿Puede golpearle, hacerle ensayos, provocarle carreras defensivas en sus zonas descuidadas, preocuparlos con la pelota, comprometer la a veces insuficiente defensa negra, ganarle líneas de ventaja con frecuencia, amenazarla al contraataque, obligarla a cometer errores, castigarlos con el pie? Es verdad que al rugby se juega con el corazón. Pero no conviene confundir un eslogan publicitario con la realidad en el campo de juego: el corazón es básico. Pero lo demás es inteligencia, físico, táctica, ejecución, habilidad y competición. Los Pumas no hicieron lo que hicieron hace cuatro años sólo con el corazón. Pusieron rugby, mucho juego, mucha calidad, muchísimo conocimiento, una vastísima experiencia y un deseo incomensurable. A Hugo Porta le hicieron esas mismas preguntas, de uno u otro modo, en memoria del Pumas-All Blacks de 1985, aquel 21-21 en la cancha de Ferrocarril Oeste, donde Porta anotó todos los puntos argentinos. Su respuesta: “Y bueno… todos los partidos hay que jugarlos”. Para qué responder si el mismo Huguito no lo hizo. Jueguen, entonces…

    • Slade, el 10: Henry deshojó a favor de Corin Slade la margarita del relevo de Dan Carter en la posición de medio de apertura. Cruden queda fuera (fue el último en llegar y era impensable que lo hiciera titular, saltándose su propia jerarquía a la hora de hacer la lista de los 30 que llevó a la RWC), y Piri Weepu comienza como medio de melé. Una elección interesante porque Weepu tiene puntos en el pie por si a Slade le da el baile de San Vito y, sobre todo, carácter y oficio suficientes para un partido que se anticipa muy perro ahí delante, con la gente como Roncero, Ledesma, el Pato Albacete o Leguizamón (añoranza de Fernández-Lobbe), enfrentados a perros de presa como Franks, Woodcock, Mealamu, Brad Thorn, Kieran Read y, last but not least, el señor Richie McCaw.

      Colin Slade, a la izquierda, e Israel Dagg hacen el berraco durante un entrenamiento de los All Blacks: el número 10 jugará hoy, otra vez y el resto del torneo, bajo la oscura y alargada sombra del ausente Dan Carter. Foto: AAP / Patrick Hamilton.

    • González Amorosino no, Muliaina sí: Phelan se decidió por Martín Rodríguez Gurruchaga como zaguero, dejando otra vez fuera al héroe de la victoria contra Escocia: Lucas González Amorosino. Este último tiene más amenaza en ataque con la pelota en la mano, pero por algún motivo Phelan prefiere al zaguero del Stade Français, cuyas dificultades para precisar patadas a palos durante el Mundial le ha ganado muchos recelos en Argentina. Uno no los vio lo suficiente a los dos como para inclinarse con argumentos, pero en estas semanas le llamó mucho más la atención González Amorosino: si alguien tiene un juicio más ajustado, bienvenido sea. La continuidad de Mils Muliaina en el puesto de 15 puede deberse a la baja de Israel Dagg, que no está siquiera en el banquillo. Un jugador con muchos adeptos, magnífico en su mejor versión al contraataque, seguro en el fondo. A mí, sinceramente, Dagg me había impresionado.
    • Sonny Bill Williams: a pesar de los cuatro ensayos de Zac Guildford frente a Canadá, Henry mete más madera a la locomotora negra con la aparición de Sonny Bill Williams en el ala izquierda. La adición del púgil y rugbier compone una línea demoledora, capaz de un rugby de gran potencia física y lleno, también, de sutilezas: en línea a partir de Colin Slade estarán Ma’a Nonu, Conrad Smith y Sonny Bill Williams. Al otro lado, Cory Jane, que también ha desplazado al muy potente Richard Kahui. Veremos como funciona Sonny Bill por afuera (no desconoce el puesto, ni mucho menos): suena a amenaza adicional para los Pumas. Y si se cruza para jugar por dentro, un tercer centro oculto. Por ahí tiene sentido el regreso de Felipe Contepomi al puesto de primer centro, porque en ese medio campo van a hacer falta hombres que no le tengan miedo a nada.
    • Woodcock / Figallo: en la excelente primera línea argentina entró, con perfil bajo dada la personalidad y trayectoria de Roncero y Ledesma, un número 3 de libro: 1,87 y 115 kilogramos. Hasta ahora hizo un torneo excelente. Un joven de 23 años al que este domingo le toca medirse cara a cara con el fiero Tony Woodcock (30). La próxima evolución del rugby televisado deberían ser cámaras personalizadas en la melé, que nos permitieran seguir en detalle la historia subterránea de encuentros como éste. Puede que convenga que no sea así, para tranquilidad general de la población y por el buen nombre del rugby… Pero algunos tendremos un ojo puesto ahí, en el punto exacto del morrillo en el que Juan Figallo impacte en cada scrum con Tony Woodcock.

Figallo, segundo por la derecha, en un momento relajado de entrenamiento de la melé junto a Creevy, Scelzo y Maxi Bustos. La fuerza argentina está delante: hasta tres primeras líneas hay entre los suplentes. Foto: AP Photo / Natacha Pisarenko

Nueva Zelanda: 1 Woodcock, 2 Mealamu, 3 Owen Franks; 4 Brad Thorn, 5 Whitelock; 6 Kaino, 7 McCaw, 8 Read; 9 Weepu, 10 Slade, 11 Sonny Bill Williams, 12 Nonu, 13 Conrad Smith, 14 Cory Jane, 15 Muliaina. Subs: 16 Hore, 17 Ben Franks, 18 Ali Williams, 19 Victor Vito, 20 Jimmy Cowan, 21 Cruden, 22 Toeava.

Argentina: 1 Roncero, 2 Ledesma, 3 Figallo; 4 Carizza, 5 Albacete, 6 Farías Cabello, 7 Leguizamón, 8 Senatore; 9 Vergallo, 10 Santiago Fernández, 11 Agulla, 12 Contepomi, 13 Bosch, 14 Camacho, 15 Rodríguez Gurruchaga. Subs: 16 Creevy, 17 Scelzo, 18 Ayerza, 19 Campos, 20 Lalanne, 21 González Amorosino, 22 Imhoff.

Hora: Domingo, 9 de octubre, 9:30 horas (Canal+ Deportes).

Anuncios

Acciones

Information

One response

13 10 2011
Marcos

Buenos dias ORNAT- he visto las publicidades que mencionas en este post,algunas las conocía y otras me sorprendieron gratamente- hay 2 publicidades de( GATARADE) con el slogan de -entrenadores del alma- que tienen como protagonista a FERNÁNDEZ LOBBE y a CONTEMPOMI – te las recomiendo ( son 2) – saludos y gracias-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: