Gales, rugby de alta escuela

8 10 2011

Lo que Italia o Australia no consiguieron hacer en 80 minutos (meterle un ensayo a Irlanda) lo hizo Gales en apenas dos. Posó Shane Williams en la esquina, pero en esos 120 segundos Gales expuso toda la esencia de su actual rugby: la acción se inició con una captura fantástica de Jamie Roberts, tras uno de esos pelotazos verticales al cielo que aquí conocemos como up-and-under, pero que los celtas siempre llamaron garryowen, en honor al club que lo popularizó: el Garryowen Football Club. Roberts, uno de los hombres del partido como preveíamos, lanzó la carga (lo hizo tantas y tantas veces…), y sobre esa base Gales acumuló fase tras fase con sus delanteros, aseguró la posesión en cada contacto, recicló con limpieza y a la velocidad deseada, relanzó, jugó, ganó metros con una sensación de inevitabilidad que sorprendió a los mismos irlandeses. Conquistada la 22 rival, su medio de melé, Mike Phillips, soltó a los perros: dos cargas sucesivas de Warburton y Faletau detuvieron los irlandeses a apenas un metro de su línea de marca. En la siguiente, con el incomensurable Halfpenny incorporado para la puntilla, el bailarín Shane Williams acabó ensayando junto a la bandera. El árbitro llamó al juez de televisión para preguntarle si pudo haber tocado con su pie la raya de banda o la bandera… No había caso: lo único que logró con esa consulta fue darle al TMO la generosa posibilidad de ver repetido varias veces un ensayo construido de manera maravillosa por el joven equipo galés.

Los galeses, frente al mundo: un equipo con clase, que está en semifinales y contra el que parece difícil apostar si sostiene el nivel de juego que ha construido en estas semanas y que reventó ayer.

Irlanda respondió con la determinación con la que, en la fase de grupos, había volteado el Mundial ganándole a Australia. Con la que se devoró cruda a la potentísima melé italiana. Irlanda encerró durante la primera mitad a los Dragones en los alrededores de sus palos. Irlanda empujó con todo lo que tenía. Irlanda acumuló hasta el descanso un 65% de dominio territorial y un 57% de la posesión de la pelota. Irlanda desestimó un par de golpes a palos para jugar pateando a touch y tratar de imponer después su captura arriba (intratable en esa fase del juego) y el empuje posterior. Pero no lo logró: nada menos que el mismo Shane Williams contuvo al demoledor O’Brien sobre la línea para evitar su ensayo, en una de esas jugadas. Irlanda no lo iba a lograr. Gales fue un equipo completo con todas las de la ley. En ese periodo defendió atrás con una fiereza descomunal, contuvo todas las acometidas, interrumpió el juego irlandés, recolocó su defensa de la línea veloz e inteligentemente en cada uno de los relanzamientos verdes y cerró así cualquier posibilidad de acceso. Warburton, Faletau, Lydiate, Adam Jones (qué día tan duro le dio el Oso galés al magnífico Cian Healy, su opuesto en la melé), los centros Jonathan Davis y Jamie Roberts, y al fondo Halfpenny, magnífico de zaguero, impetuoso en las salidas desde atrás, durísimo en el contacto y profundo con la pelota. Al final, O’Gara redujo el margen con un golpe de castigo frente a los palos. Y el mismo Halfpenny volvió a alargarlo antes del intermedio (10-3).

Mike Phillips se lanza a por el ensayo que tumbó definitivamente a los irlandeses, después de rajar el lado cerrado con una acción inesperada.

Gales es un equipo con clase y con un rigor táctico notable. Todo lo ejecutó bien con la mano. Cada movimiento de ataque desvelaba la insultante seguridad, la confianza de un grupo que se sabe bueno, capaz de ir hasta el último día en esta Copa del Mundo. Irlanda largó todo lo que tenía en el arranque de la segunda mitad y posó un ensayo de Keith Earls en la única desatención defensiva de los galeses. Fue un ensayo raro, porque la pelota salió desordenada en un relanzamiento del medio de melé Murray. Botó a la espalda del esperado receptor y se quedó sin dueño en la 22 de Gales. La recuperó el ala Tommy Bowe, continuó para Keith Earls y, frente al desesperado último placaje de Phillips, Earls se deslizo sobre la hierba para dejar la marca en la esquina. O’Gara transformó y el partido se igualó (10-10). Por poco tiempo. Los equipos superiores hacen con relativa naturalidad lo que los inferiores se ganan a base de esfuerzo, sudor y sangre. A Irlanda le había costado 50 minutos traspasar la línea de marca galesa. A Gales le tomó sólo cinco más contestar: en una jugada de medio de melé clásico, el muy poco clásico Phillips levantó un balón de los pies de un ruck, sobre el flanco izquierdo de la 22 irlandesa, y se coló por el lado cerrado frente a la estupefacción general. Para asegurar su ensayo contra el placaje y su previsible toque sobre la línea o la bandera de la esquina, Phillips se lanzó para posar en una hermosísima plancha, y entró al ingoal limpiamente, como entran en el agua los saltadores de trampolín perfectos cuando largan un picado de esos que levantan los dieces en el cartelón de los jueces.

Sin perder ya jamás el control de las operaciones, obligando a Declan Kidney a probar toda la combinatoria que le permite su plantilla (Sexton enseguida por O’Gara, que ahora echaba de menos esos dos o tres golpes que no quiso tirar a palos en la primera mitad), Gales aumentó su ventaja con otro ensayo de Jamie Roberts (22-10 en el minuto 64′) y aún pudo elevar la renta si Priestland (en otro partidazo, auténtico director de la joven orquesta galesa) no hubiera pegado dos veces a los postes en dos tentativas a palos. Poco importaban, como supo Irlanda, los detalles estadísticos. Aún con poco balón, aún con el partido equilibrado, Gales siempre repartió una nítida sensación de superioridad. Con ella se va a las semifinales, en este territorio neozelandés que puede considerar proclive: también en el Mundial de 1987 llegó a esa altura. Irlanda despidió con sabor amargo a un equipo memorable, una generación para la historia, que no pudo completar el iluminado camino que se abrió ante ellos después de ganar su grupo en la primera fase. Para los números, O’Gara dejó su golpe de castigo número 200 en el día de la despedida. Para el adiós, el capitán Brian O’Driscoll cedió un momento de sincero reconocimiento para el equipo que llega: “Fueron mejores, ganaron y se merecen estar en semifinales. Les deseo buena suerte”. La prolífica escuela galesa saluda a sus últimas maravillas…

Gales, 22
Ensayos: Shane Williams, Mike Phillips, Jamie Roberts
Conversiones: Jason Priestland (2)
Golpes de castigo: Leigh Halfpenny

Irlanda, 10
Ensayos: Keith Earls
Cons: Ronan O’Gara
Golpes: Ronan O’Gara

Vídeo resumen del partido

Anuncios

Acciones

Information

One response

9 10 2011
tony

el oso jones, que grande………………………..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: