Huguito Weepu

9 10 2011

Los Pumas cazan en grupo: Ledesma, Leguizamón, Santiago Fernández y Contepomi emboscan al fenomenal Piri Weepu, en una imagen que resume el armazón defensivo que tantísimo le costó superar a los All Blacks.

En algún momento, el partido se hizo un interminable bucle de fases repetidas. Los All Blacks tenían la pelota, Piri Weepu lanzaba por dentro a sus terceras o -poco al principio, algo más frecuentemente al final- a Ma’a Nonu, los Pumas frenaban esa penetración de inmediato. El equipo negro intentaba la salida abriendo el campo, Argentina reorganizaba su defensa con un rigor cartesiano, ocupaba todo el ancho del terreno de juego y obligaba a los All Blacks a entrar otra vez por los mismos callejones. Allá esperaban, como compadritos en la esquina, una tupida malla de camisetas albicelestes. Otra vez el choque, otra vez el consiguiente ruck, más o menos limpio, otra vez la habilidad argentina para que Weepu no tuviera una pelota rápida con la que jugar afuera… Y vuelta a empezar. Adentro, choque, parada, reciclaje, defensa. Así hasta que el árbitro descubría alguna infracción. La primera vez hubo duda: ¿Irían a palos los Blacks o jugarían a la mano? A palos. Bien. Un dato notable: querían asegurar puntos desde el arranque. Y otra pregunta… ¿patea Slade? No, patea Weepu. Y la clava dentro como si disparara con ballesta y mira telescópica. Así siete veces de ocho. Los argentinos recuerdan siempre los 25 puntos de Huguito Porta a Nueva Zelanda en el 85. Enfrente tenían esta vez a Huguito Weepu.

Piri Weepu, sexy y barrigón que cantaría Calamaro. Veterano, corto de forma, lento si se quiere y de vuelta de la colina de la hamburguesa. Sí, todo verdad. Pero también esto: el mejor de los All Blacks, de lejos. Por inteligencia, por liderazgo y, desde luego, por esos 21 puntos con el pie que establecieron la diferencia entre NZ y Argentina, cuando no había más diferencia. Los Pumas obligaron al anfitrión a ganarle el partido con el pie. A puro golpe de castigo. Cuando los All Blacks están enfrente, ese logro es superlativo. Lo retuvieron sin anotar más que cualquier otro contrario a lo largo de esta Copa del Mundo. No sólo eso: lo pusieron por debajo en el marcador cuando, a la media hora, Farías Cabello acabó posando en apoyo una escapada fantástica del número 8, Senatore. El octavo argentino se levantó de una melé en la mitad negra de la cancha y, a la vista del despiste de Kieran Read en el cierre de los canales defensivos a los lados del agrupamiento, se mandó una carrera de gigante que lo llevó al territorio de los sueños. Placado ya en la 22 all black, Martín Rodríguez relanzó la continuidad y Farías Cabello, que venía siguiendo la jugada, levantó el oval por última vez para meterse en la zona de marca neozelandesa. Felipe Contepomi puso la conversión en la cocina y, de pronto, los Pumas ganaban 6-7.

Farías Cabello posa el sorpresivo ensayo de Argentina, dejando en nada la defensa final de Sonny Bill Williams y Piri Weepu.

Su ejercicio defensivo ya había recordado a la famosa tarde en que Francia redujo a fosfatina el torrencial ataque negro, en el Mundial de 2007. Los Pumas estaban haciendo exactamente lo mismo, en una exhibición de entrega, pero no sólo eso: sobre todo de severidad táctica. Pero habían ido más allá con la exitosa escapada de su tercera línea, porque en esas posiciones suelen definirse las dinámicas de los grandes partidos. Una vez más, hay que repetir, incluso contra el primer equipo del mundo: cuando los Pumas se baten en duelo, son ellos quienes imponen el arma que se utilizará. Siempre a cuchillo. Pero el reglamento contempla el rifle de distancia para casos así: ese lo llevaba Weepu.

El partido se llevó por delante a Colin Slade, en todos los sentidos de la expresión. Cegado por los focos, impresionado por el tamaño de su camiseta número 10, apenas a los siete minutos Slade estuvo a punto de provocar un primer ensayo argentino, cuando desatendió un pase sencillo que le rebotó en el pecho en el medio del campo. Los Pumas, que cazaron toda la tarde en grupo, igual que leones, lanzaron una patada a seguir que cruzó el campo montaña abajo para la carrera de Marcelo Bosch y su homólogo en el campo, Conrad Smith. El centro neozelandés llegó primero apenas por media falange, recuperó la pelota a tiempo de evitar el ensayo y la defendió con tanto esmero, calidad y fuerza que permitió la llegada de sus compañeros en apoyo, salvando a su equipo. En esa primera parte, en la que Weepu anotó dos golpes más después de otra falta en el ruck y un placaje alto de Contepomi (12-7), sólo el anotador All Black y el propio Smith parecieron a la altura de las circunstancias. El resto se pasaron la noche neozelandesa chocando contra las puertas.

A esas horas, Slade se había ido lesionado, para culminar su ruina. Y apareció en el campo Cruden, el último en llegar a la concentración mundialista tras la lesión de Dan Carter. En el tiempo que jugó, Cruden hizo lo suficiente para justificar que Graham Henry se plantee darle el número 10 en la semifinal con Australia. Mucho más dinámico, vivo y confiado que Slade, Cruden participó en la fase del encuentro en la que los All Blacks pudieron, por fin, encontrar algún espacio que les permitiera reconocerse en su juego. No ocurrió hasta pasada la hora de partido. Hasta entonces, Weepu seguía haciendo dianas (sólo falló un tiro en toda la tarde) y Marcelo Bosch le dio la réplica anotando un golpe de castigo desde el centro de la ciudad, con una patada verdaderamente monstruosa (15-10). A esa hora uno empezó a pensar que, o los Blacks metían un ensayo, o iba a salir Lucas González Amorosino a hacer la de Escocia. Y se lo imaginó al muchacho, danzando como un maldito entre los tackles rivales, hasta meterse en el ingoalneozelandés… Algo así hubiera sido diabólicamente hermoso, pero no se iba a dar. Primero porque Santiago Phelan no convocó esta vez al joven zaguero al rescate. Segundo, porque hacia el 67′ Kieran Read acabó con la resistencia Puma y metió sobre la esquina un balón construido por Jerome Kaino. Weepu pateó fuera la conversión, su único error en 80 minutos. Algo más tarde, Weepu metería sus últimos tres puntos y Brad Thorn finalizó otra avanzada negra hasta el ensayo, convertido esta vez por Cruden…

Cada ruck del partido fue un duelo a cuchillo en el que uno sólo podía entrar si tenía suscrito en un cajón de casa un seguro de vida: Richie McCaw, insaciable siempre en esta fase del juego, se lo pasó en grande tirándose a esa piscina de carne.

Como repetía un personaje del Gordo Soriano en Una Sombra Ya Pronto Serás: “L’avventura è finita“. En ese intervalo, Argentina despidió del campo a uno de los grandes de esta generación y de varias más: el talonador Mario Ledesma dejó su puesto a Agustín Creevy, y el hooker argentino recorrió el espacio hasta la banda plenamente consciente de que era la última vez que pisaba un terreno de juego vestido con la ancha camiseta de los Pumas. Ledesma dijo una plegaria íntima y se fue hacia el recuerdo. Argentina cerraba ahí una etapa individual, pero el partido inaugura un futuro rutilante para un equipo que se ha ganado en los últimos años su consideración entre los grandes del Hemisferio Sur y del mundo entero. Lo espera el duelo anual (durante cuatro años al menos, ese es el acuerdo por ahora con la SANZAR), cada verano austral, con los tres gigantes del Sur en lo que, por lo que oímos, dejará de llamarse Tri-Nations para convertirse en el Rugby Championship. La mirada de Nueva Zelanda es más cercana: Australia, en semifinales. Y el título, ansiado, al fondo. Al fondo pero aún lejos… Los All Blacks aún no han hecho un gran partido, un encuentro verdaderamente digno de su estatura; y sus victorias, pese a la sensación de inevitabilidad, no están construidas con ingredientes que basten para extender una plena convicción. Así que, como dijo Pichot una vez: esto recién empieza.

Nueva Zelanda, 33
Ensayos: Kieran Read, Brad Thorn
Conversiones: Aaron Cruden
Golpes de castigo: Piri Weepu (7)

Argentina, 10
Ensayos: Farías Cabello
Cons: Felipe Contepomi
Golpes de castigo: Marcelo Bosch

Vídeo-resumen del partido





O’Connor invita a otra ronda

9 10 2011

Si uno fuera talonador y tuviera que jugarse la vida en un lanzamiento de touch, sin duda de entre todos los especialistas del mundo elegiría que el saltador fuera el sudafricano Victor Matfield, gobernador de los pasillos durante el último quinquenio. Qué tremenda paradoja que los Springboks, que habían dominado esa suerte del juego -entre otras muchas- durante su partido con Australia, acabaran derrotados por un grave error de Rossouw en un lineout de los Wallabies. Radike Samo, el ocho amarillo, saltó por delante de Matfield, que apenas pudo apoyarse en sus hombros por detrás. Rossouw fue mucho más lejos: agarró la pierna del saltador australiano cuando estaba en lo alto y tiró de él hacia abajo. Un golpe de castigo de libro que, sin embargo, no vio el árbitro. Pero sí el juez de línea, que lo denunció: golpe para O’Connor. Y con el marcador en 8-9 para los Boks, el chico maravilla de Australia sacó a su equipo del precipicio con una patada segura (lo que no ha dejado de ser noticia, aquí y allá, en toda la Copa del Mundo) y resolvió la derrota de Sudáfrica a siete minutos del final.

Morne Steyn y Gianni du Plessis observan la patada decisiva del 'Golden Boy' James O'Connor, en el golpe de castigo que ganó el partido y la semifinal para Australia.

El partido fue tan industrioso, tan pródigo en errores y giros irrazonables de la suerte que cuesta relatarlo. El marcador contribuyó a la extrañeza que resulta cada vez más propia del rugby, que va convirtiéndose en un juego mucho más imprevisible de lo que nunca fue, con resultados que no siempre dicen la verdad acerca del juego, más allá de la incontestable afirmación que son las cifras. Y por las cifras hay que hablar únicamente de las que hacen el marcador, porque el resto de estadísticas cuentan sólo verdades parciales: por ejemplo, que Sudáfrica llegó a tener nada menos que un 80% de dominio territorial durante el partido. Para un equipo cuya preferencia suele ser esperar, un escenario como ese subraya la línea tan sinuosa que siguieron los hechos hasta el marcador final. Que jugó un partido extraordinario en las fases estáticas, y en particular en la touche: no sólo ganó las suyas, sino que robó unas cuantas del rival. Y, sin embargo, fue una equivocación en ese apartado la que sacó del Mundial al equipo de Peter de Villiers. El final del reinado de los Springboks, la despedida de Peter de Villiers, su entrenador, que admitió después que su ciclo había terminado.

Sobre el campo hubo mucha cacharrería, interrupciones, descomunal fiereza en los rucks y carne cruda como ropa tendida, en un montaje que rehuyó cualquier atisbo de esteticismo. Uno de esos partidos en los que uno sólo se puede reír al final, si es que ha ganado, porque el camino no deja un solo instante de diversión. Y en el que la vida (los Wallabies pueden jurarlo) depende de placajes sobre el borde del acantilado, infracciones inadvertidas para el árbitro (como esa mano australiana que retabilló en el suelo un balón ilegal, negando la continuidad del avance lanzado por el ayer insaciable Schalk Burger) o capitalizaciones de los errores ajenos. Los Boks cometieron uno en el minuto 10 en un lugar de alto riesgo, su propia zona de 22, y lo pagaron encajando un ensayo de otro de los pocos destacados de la batalla, el segunda australiano Horwill. Fue, para completar la teoría de que los héroes también se disparan en el pie, una pérdida de Burger en el contacto, balón que quedó suelto y levantó McCabe para Horwill, al que le bastó la ranura abierta por la desordenada defensa verde para bajar el cuerpo, cargar a dos metros de la línea de ensayo y posar el 0-5. O’Connor erró la conversión, pero desharía el nudo seis minutos después, al pasar entre los palos un golpe de castigo.

A esas alturas, el resultado de 0-8 ya no tenía nada que ver con la dinámica del juego. Casi todo estaba claro: los dos medios de Australia, Genia y Quade Cooper, andaban perdidos. Jamás encontraron la dirección para ellos ni, desde luego, para el resto de sus compañeros. Dicho de manera directa: jugaron un partido lastimoso. Los australianos ganaban a partir de la defensa y con el acierto mínimo en las concesiones del rival. Ahora, su ratio de trabajo fue monumental… y eso también merece consideración. El aguante se lo hicieron Horwill con el ensayo y su oscuro trabajo en los agrupamientos y placajes y, sobre todo, David Pocock, el tercera wallaby, absolutamente fantástico desde su puesto de flanker: su ejercicio de placaje fue de impresión, recuperó balones en los breakdowns y cargó por el medio cuando la situación lo requería. Aquí sí que los números revelan la corriente subterránea del partido: Pocock hizo 26 placajes; Horwill y Rocky Elsom agregaron 22 por cabeza.

Get off my land!!!! O'Connor y Rocky Elsom sacan del campo por las bravas al 8 de Sudáfrica, Pierre Spies, en una de las muchas cargas de los Boks detenida con lucha y valentía por los Wallabies.

Muchos de ellos fueron contra De Villiers, Fourie y Burger, colosal sobre todo a partir de la desafortunada lesión de una de las columnas de base de la delantera verde, Danny Brüssow. Morne Steyn les dio a los suyos algo de lo que agarrarse antes del descanso, al convertir un golpe de castigo. Una estadística refleja lo que había costado esa mínima gloria: habían pasado 39 minutos, y jamás en la historia de la Copa del Mundo le había costado tanto a los sudafricanos subir sus primeros puntos al marcador. En el intermedio, el diagnóstico de ambos equipos era severo: los australianos no habían podido empezar a jugar, ni sabrían cómo hacerlo; Sudáfrica ponía todo excepto algo de fantasía, una mínima dosis de creatividad para batir al contrario. Para hacer tres puntos se había dado una paliza terrible… era como extraer carbón de la mina con cuchara y tenedor. Son tentativas más bien desesperadas de explicar un encuentro muy retorcido, con más hematomas en los cuerpos que puntos en el marcador.

Lo demás (un larguísimo segundo tiempo, bien para comerse las uñas o para volverse a la cama si uno no es un iniciado en el juego) se explica sólo por las mínimas anotaciones en la ficha del encuentro: Steyn recortó a 6-8 con otro golpe de castigo en el minuto 55. Los Springboks estaban llamando a las puertas del castillo. Cinco más tarde, el propio Steyn, con ese pie incorrupto suyo, agregó otros tres tantos en un drop: 9-8, un resultado de otro siglo, y todavía más en un partido entre rivales del Hemisferio Sur, donde a veces los marcadores se mueven con velocidad de partido de baloncesto. Lambie, el jovencísimo zaguero de los Boks, vio desautorizado un ensayo por un pase adelantado previo, bien visto por el árbitro. Y así, los últimos 20 minutos constituyeron una agonía interminable para los dos lados. Entró el añorado Bismarck du Plessis, que dejó algunas exhibiciones de su desaforada potencia y forzó todavía más a la herida primera línea australiana. También ingresó Hougaard para quebrar la amalgama defensiva de los Wallabies. Se fue del campo Bryan Habana. O ese jugador que se parecía al antes irrefrenable Habana. Y el partido inevitablemente se abrió porque ninguno de los dos podía sujetarse de esa mínima diferencia, fuera por arriba o por abajo.

En la consiguiente desesperación, extraviadas ya todas las precauciones para casos así, Rossouw cometió el exceso contado arriba y James O’Connor puso los tres puntos que decidieron su pase a la semifinal. El muchacho que empezó la Copa del Mundo apestado y en el banquillo, por bajarse unas cuantas pintas de más una noche y no acudir a una presentación del equipo con sus patrocinadores a la mañana siguiente, formidable jugador con un futuro incalculable por delante, ese chico agarró el balón del que tanto se ha hablado, los balones desinflados, ligeros, de vuelo errático que tanto han molestado a Jonny Wilkinson… le metió todo el pie y el oval cruzó el aire en diagonal, con una trayectoria perfecta de misil militar o de control remoto, y cruzó los palos por el centro de la H, como una centella. Así que a la siguiente ronda de Foster’s o Victoria Bitter invita O’Connor: Booze’s on me t’nite, fellas!!!! Y a las semifinales de este Mundial. La cuarta victoria consecutiva de los australianos en sus tests contra Sudáfrica. Fin del gobierno de los Springboks. Y la nítida sensación de que el rugby está cambiando: empieza a ser un deporte de comportamientos tan imprevisibles como la pelota con la que se juega. ¿Eso nos gusta? A estas horas todavía no sabemos que pensar… Después de tantos años sujetos al dictado de la lógica, esta ilógica un poco futbolística nos hace suspicaces.

Sudáfrica, 9
Golpes de castigo: Morne Steyn (2)
Drops: Morne Steyn

Australia, 11
Ensayos: James Horwill
Golpes de castigo: James O’Connor (2)

Vídeo-resumen del partido