Dos hombres en un ascensor

28 08 2014

Regresaba ufano el hombre somniloquio de completar su gimnasia matinal de pretemporada por las riberas de la ciudad. Con los brazos al aire, en ese mediano exhibicionismo que procuran los músculos aún tensos por el ejercicio. Él, pantalón corto y una camisa abierta hasta la cruz del pecho, parecía haber ingresado en el día mucho tiempo antes: como si a las nueve y media de la mañana ya estuviera por agotar todas las posibilidades de la jornada. Nos conocemos, claro. Me franqueó el paso sin decir palabra. Para no incomodarlo demasiado con mi falsamente juvenil transpiración tardoveraniega, me acomodé del lado derecho, sobre una esquina. Él se quedó de espaldas a mí.Afeitado

-Al tercero, ¿no? -le dije con la mano en el botón.
-Segundo -contestó sin mirarme.

Cuando la cabina empezó a moverse, temí el conocido diálogo acerca del tiempo. Para conjurarlo, estrategia inútil, acostumbro a mirar al techo y entretengo las llaves entre los dedos. Entonces, él giró la cabeza por encima del hombro y me convocó sin palabra, como si hiciera consideraciones acerca de mi atuendo o, peor aún, de mi tamaño. Algo así no me extrañaría: es uno de esos hombres cuyo cuerpo avejentado todavía anuncia un espantoso vigor fuera de hora. Y la posibilidad de demostrarlo.

Por un momento aprecié en su rostro todo el sol de los campos, como escribía González Ruano. Él me miró de abajo arriba y luego de arriba abajo y, tal vez al advertir la mediocridad de mi perilla y las desatenciones que revelaba mi estado matinal, preguntó sin intermedios:

-¿Tú te afeitas?
-Alguna vez, a ver si hoy…
-Yo me afeito todos los días.

Se abrió la puerta y el único hombre de ese ascensor salió sin despedirse.

Anuncios

Acciones

Information

7 responses

28 08 2014
woodyalle

Odio esa franqueza arrogante y atrevida que carece de decoro y mesura. El silencio es sabio

1 09 2014
Disfarados (3 de 3) | Trapseia

[…] – “Todo el mundo está cuerdo” del incuerdo Diego Manzanares. – “El cura, la cigüeña y las buenas costumbres” de Óscar Senar. – “Dos hombres en un ascensor” de Mario Ornat.  […]

4 09 2014
Anónimo

Hay personas que no son conscientes de sus propias limitaciones. Perciben una realidad distorsionada.
Aires de suficiencia, exaltación del yo y menosprecio hacia los demás son algunos de los síntomas de la soberbia.
Su vecino es un capullo integral.

5 09 2014
Jeremy North

Hubiese preferido que me preguntase sobre el tiempo

5 09 2014
ornat

Yo hubiera preferido que no me hablara, directamente. Aunque luego me reí (sobre todo de mí mismo).

6 09 2014
Ramones y Mazmorras | Trapseia

[…] 1) Tengo un nuevo candidato a “Lectura Disfrutada” para los #faritos2014: “Dos hombres en un ascensor”. […]

6 07 2015
#Faritos2014 (3 de 3)

[…] 2014: "Todo el mundo está cuerdo" – "El cura, la cigueña…" – "Dos hombres en un ascensor" – "Lo que no te […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: