Advertencias

17 09 2014

A la gente le encanta advertirte. A la gente le encanta anticiparte cómo va a ser el mundo, de acuerdo a lo que fue para ellos el mundo. Y quien dice el mundo dice la situación más concreta que te puedas imaginar; una cualquiera, cotidiana, rutinaria, normal, incluso mediocre. Aun así, ellos te advierten. Es el famoso: “Ya verás cuando…”.

A la gente -a esa gente que camina por el mundo avisada de antemano- le gusta mirarte desde una falsa posición de experiencia y diseñarte el futuro, para que tú sepas ya cómo va a ser cuando te lo encuentres. Y no sólo tu futuro exterior, cómo se desplegarán las circunstancias, qué perfil tendrán los días y las noches, qué ocurrirá a esta hora, qué sucederá a la otra. No, no sólo eso. Algo más. Mucho más, en realidad. A la gente le gusta decirte cómo te vas a sentir. Sólo eso. Nada más que eso. Y sobre todo eso. Cómo te vas a sentir. Como si la maquinaria de la intimidad, tan insondable en cada uno de nosotros, fuera intercambiable. Un solo modelo. Como si yo pudiera sentir igual que ellos, o ellos algo parecido a mí; o tú como aquél, o el otro como el de más allá.

Te dirán cómo vas a sentirte y cómo debes reaccionar. Por lo que vas a pasar. Supongo que es el mismo proceso que permite a una gente medicar a otra gente sólo por su propia experiencia. “A mí me fue bien esto”, “a aquél le pasó lo otro”, “el de más allá se lo quitó con ya sabes tú qué…”. Así te diagnostican la conciencia, así te auscultan el número exacto de latidos que te proporcionará tu corazón. Así te hacen un traje de ansiedades a la medida.

La conclusión es ésta. “Yo ya pasé por eso… y sobreviví. Tú, ya veremos”. Su conclusión, claro.

Me lo dicen todo como si a mí hubiera de darme miedo algo así.

Que me va a cambiar la vida…  A mí. Si ellos supieran.

Si ellos supieran que eso es precisamente lo que necesito. Cambiar de vida. Porque esta de ahora ya me la sé de memoria.

Hay que cambiar… de canal.

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

17 09 2014
woodyalle

Sin mirar atrás, sin remordimientos, sin sentimientos…

18 09 2014
Anónimo jajajaja

“En ocasiones la vida cierra algunas de sus puertas, porque es hora de seguir adelante; Y eso se convierte en una buena señal, porque a menudo no nos movemos a menos que las circunstancias nos obliguen hacerlo. Cuando los tiempos son difíciles, hay que recordar que no hay un dolor que venga acompañado de una buena enseñanza.

No solo porque se cae una vez durante la lucha, significa que estás fallando. Todo gran éxito requiere de toda una batalla digna para que pueda llegar a su fin.

Las cosas buenas se toman su tiempo, mantenerse paciente es una actitud positiva hará que todo salga bien aunque las cosas no sucedan de inmediato y necesiten de su tiempo. Recuerde que hay dos tipos de dolor: “el dolor que duele y el dolor que te cambia”; hay que tener siempre presente esto para que nunca ruedes con la vida sino que resistas en ella. ”

Ánimo Sr Ornat.

19 09 2014
MySelf

El absurdo miedo al cambio. Al “que pasará si…?”… Los cambios pueden llegar a ser lo mejor que nos puede pasar en la vida, pero solo lo sabremos si los llevamos a cabo.
Un placer volver a leerle, Sr. Ornat, como siempre

25 09 2014
Anónimo

Siempre he pensado eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: