Enemigos íntimos

15 10 2011

Richie McCaw, el capitán kiwi, carga contra la tercera australiana: el resultado del duelo entre las terceras líneas resolverá muchas de las incontables incógnitas de un partido como éste. No sólo por las rupturas que provoque cada lado, sino sobre todo por las que interrumpa en defensa.

Todos los torneos nacen con un partido deseado. Algunos llegan en la fecha equivocada. Puede muy bien ser el caso de esta segunda semifinal entre los dos rivales máximos del Hemisferio Sur, Nueva Zelanda y Australia, un encuentro que en la concepción ideal de esta Copa del Mundo tal vez fuera la final, pero que viene precipitado por la muy glosada derrota de Australia ante Irlanda en la fase de grupos. Aquel resultado desordenó toda la ruta hasta Auckland, el lugar al que llevan todos los caminos en este torneo: en el Eden Park se jugaron dos de los partidos de cuartos de final, se van a disputar las dos semifinales de este fin de semana y se jugarán el tercer puesto y la final del próximo.

De estos dos gigantes inmortales, sólo puede quedar uno. En ocasiones como la semifinal de una Copa del Mundo, la única memoria posible es la que se reserva para quien vence. Nadie se acuerda de los perdedores… salvo si quienes pierden son los All Blacks. No hay muchas formas de hablar de este partido sin decir algo ya sabido. Éste duelo es atemporal, ha atravesado un siglo largo desde que ambos se retaran por primera vez en agosto de 1903, en Sydney. De entonces a hoy, All Blacks y Wallabies se han enfrentado 167 veces: Nueva Zelanda ganó en 115 ocasiones; Australia venció 47 veces; empataron cinco. Los escenarios han sido diversos y, desde que se inauguró en 1900 el Eden Park, este estadio ha presenciado muchos duelos y cuatro victorias de los Wallabies. No queda un solo centímetro virgen en un partido así. Y si afirmar que todo es radicalmente imprevisible cuando las dos superpotencias se ven las caras parece tópico, basta recordar el partido por la Bledisloe Cup que Australia y Nueva Zelanda jugaron el 15 de julio de 2000, considerado por muchos el Mejor Partido de la Historia entre estas dos naciones. Los All Blacks anotaron 24 puntos en los primeros ocho minutos de partido. A partir de ahí, todo resultó decididamente increíble. Tal y como tituló un diario: “Fue un test hecho en el cielo”.

Ya dijimos hace muchos días, cuando esta Copa del Mundo echó a andar, que el único argumento central del caso era saber si Nueva Zelanda ganaba o no ganaba, por fin… Es el equipo número 1 del ránking de forma consistente, año a año, pero la imposibilidad de su derrota en las copas del Mundo siempre acaba por ser negada. Este mismo cruce directo en semifinales ha tenido lugar dos veces antes de este domingo. En la RWC 2003, la que encumbró a Jonny Wilkinson, ganaron los australianos por 10-22, en Sydney. En el Mundial de 1991 ya lo habían hecho en el Lansdowne Road de Dublín, donde los Wallabies se impusieron al decadente equipo campeón por 16-6, de camino al título. Aquella derrota inauguró la larga travesía por el desierto de la Copa del Mundo que llevan caminada los All Blacks, peleados con su propia incredulidad ante las sucesivas derrotas: si hubo un resultado imprevisible, fue el de la final de 1995. Jonah Lomu había volteado de forma insistente, a la vista de todo el mundo, el principio de equilibrio esencial en el rugby: nadie es lo suficientemente fuerte como para ser más fuerte que todos los demás y ganar un partido solo. Lomu lo hacía: ganaba los partidos solo. Mil veces lo habré contado: vi su demoledora serie de ensayos, especialmente ese en el que literalmente pasó por encima del inglés Mike Catt, en un pub de Londres. Fue una mañana de domingo del verano de 1995, el año en que el gobierno británico autorizó la liberalización total de los horarios de apertura y cierre de las tabernas, que llevaban medio siglo clausurando sus puertas a las once de la noche por si acaso los alemanes volvían a bombardear. La mortal jugada de Lomu provocó una risotada gigantesca en el pub, lleno por supuesto de seguidores ingleses que vaciaban pintas con la misma naturalidad con la que Lomu se metía en la zona de ensayo, antes de abalanzarse sobre el Sunday Roast. Nadie pudo imaginar que un equipo pudiera detener a ese hombre, pero unos días más tarde lo iba a hacer Sudáfrica. Aquel partido fue una extrañeza; hoy es una leyenda. Clint Eastwood se equivocó: esa historia nunca debió ser contada desde el punto de vista de Nelson Mandela, sino desde la perspectiva del increíble Jonah Lomu. La vida lo ha demostrado.

Y bien… queda el partido. Mejor verlo que tratar de anticipar nada. Qué decir salvo que Cruden se queda con el número 10 de los All Blacks, un puesto en el que ha ocurrido sucesos paranormales: las lesiones consecutivas del elegido, Dan Carter, y de su atemorizado sustituto, Slade. Al final, Graham Henry tuvo que llamar a Aaron Cruden primero y a Andy Ellis después. Cruden salió contra Argentina en la primera mitad, después de que Slade se dañara un aductor… igual que Dan Carter. Jugó un gran partido y hoy será titular por obligación y por convicción. Ha pasado de estar de vacaciones a formar parte del equipo que se enfrenta al histórico desafío de restaurar el orgullo de los All Blacks. En la alineación negra aparece de nuevo Richard Kahui en la banda, en el lugar del apagado Sonny Bill Williams. Kahui ya había dejado sentado en todas sus apariciones precedentes en el Mundial que su estilo de finalizador es mucho más fino: ese muchacho anuncia ensayos en cada carrera. Por fin, la lesión del veterano Muliaina contra los Pumas devuelve el número 15 a Israel Dagg, uno de los chicos a los que la prensa pilló de trompa tres noches antes de jugar contra los argentinos. El otro era Cory Jane… que ese día se jugó un partidazo, como si quisiera demostrar que, tal y como todo el mundo sabe, para jugar al rugby hay que beber. O, al menos, no es imprescindible dejar de hacerlo.

Por ahora los All Blacks han sido, numéricamente, el equipo más rotundo del torneo, pero a su alrededor persiste la sensación de que en ningún momento han alcanzado un nivel que permita suponerles invencibles. Le ha faltado rugby en la tercera, y eso que la recuperación de Kieran Read mejora el perfil apenas guerrero que le proporcionan gente como McCaw, el ya olvidado Thompson, el mismo Jerome Kaino o, desde luego, secundarios del tipo de Victor Vito. Los All Blacks aún no se han cruzado a nadie que pudiera de verdad dañarlos o poner en solfa su superioridad. No lo hizo Francia en la primera fase: entonces aquel equipo de Liévremont todavía era un guiñapo. Y Argentina, con su limitado orgullo, los preocupó durante una hora de partido. Acabaron ganando, sí, pero para la convicción hacía falta más. En el mundo de los All Blacks, la verdadera medida de las cosas siempre está en proporción a los Wallabies.

Robbie Deans, el neozelandés que dirige a Australia: "Cuando nos entrevistaron después del Mundial de 2007, pensé que el puesto era para Robbie", dijo en su día el aún técnico de los All Blacks, Graham Henry. Una rivalidad personal, bien entendida por parte de ambos, que extiende la inabarcable rivalida entre las dos grandes naciones del rugby mundial.

Los australianos llegan al partido envueltos en su aura de imprevisibilidad, que se ha acentuado conforme avanzaba el torneo. Son los únicos para quien el público global ha guardado, de antemano, la consideración de favoritos por encima de los All Blacks. Contra el pesado equipo de Sudáfrica, en cuartos, tuvieron que adoptar un perfil por completo ajeno a su idiosincrasia actual: cedieron territorio y balón y ganaron a partir de los errores del contrario. En el equipo de Robbie Deans hay muchas preguntas y menos respuestas. Ninguno de sus fantásticos (Beale, O’Connor, Ioane, Cooper y Genia) ha estado al nivel que se les supone. Salvo, quizás, O’Connor, quien al menos sí ha mostrado el nervio preciso para elevarse por encima de los instantes de máxima presión, como la patada que decidió el choque con los Springboks hace una semana. Genia ha ido retrocediendo con las semanas. Ioane se rompió un dedo contra Italia. Beale apenas ha sacado el contraataque, en parte porque su administrador fundamental, el apertura Quade Cooper, ha sido engullido por la despiadada presión que ha ejercido sobre él un país que lo ha declarado enemigo público number one.

Cooper es neozelandés de nacimiento. Como Robbie Deans, el entrenador de Australia, por cierto. De hecho, he ahí un buen dato: tres de los cuatro técnicos cuyos equipos están en semifinales son kiwis de nacimiento: Deans en Australia, Warren Gatland en Gales y Graham Henry en los All Blacks. La saga parece el inicio de un capítulo de Enredo: Graham Henry entrenó a Gales desde el verano de 1998 hasta 2002, cuando lo sucedió Steve Hansen, que ahora es el entrenador de delantera de Nueva Zelanda. Hansen llevó a Gales a la Copa del Mundo de 2003 en Australia y allí se enfrentó, precisamente, con unos All Blacks dirigidos entonces por Robbie Deans, que hoy es el técnico de los Wallabies. Deans fue uno de los preparadores que la Rugby Union de Gales entrevistó para asumir la dirección de los Dragones en 2007, pero rechazó la plaza aduciendo que esperaba hacerse cargo de los All Blacks, cuyo puesto de entrenador parecía que iba a quedar vacante. Pero la federación de Nueva Zelanda renovó su confianza en Graham Henry, a pesar de la estrepitosa decepción de NZ en el Mundial de aquel año. Unos meses después, Deans aceptaría el mismo cargo… pero en Australia. Y, ahora que todo el mundo asume que Henry dejará los All Blacks después de esta RWC, sea cual sea el resultado final, el candidato número uno para sucederle se llama… Warren Gatland. El entrenador de Gales. ¿Necesitan un croquis?

Australia: 1 Sekope Kepu, 2 Stephen Moore, 3 Ben Alexander; 4 Dan Vickerman, 5 James Horwill; 6 Rocky Elsom, 7 David Pocock, 8 Radike Samo; 9 Will Genia, 10 Quade Cooper, 11 Digby Ioane, 12 Pat McCabe, 13 Adam Ashley-Cooper, 14 James O’Connor, 15 Kurtley Beale.
Subs: 16 Tatafu Polota-Nau, 17 James Slipper, 18 Rob Simmons, 19 Ben MacCalman, 20 Luke Burguess, 21 Berrick Barnes, 22 Anthony Fainga’a.

Nueva Zelanda:1 Tony Woodcock, 2 Kevin Mealamu, 3 Owen Franks; 4 Adam Whitelock, 5 Brad Thorn; 6 Jerome Kaino, 7 Richie McCaw, 8 Kieran Read; 9 Piri Weepu, 10 Aaron Cruden, 11 Richard Kahui, 12 Ma’a Nonu, 13 Conrad Smith, 14 Cory Jane, 15 Israel Dagg.
Subs: 16 Andrew Hore, 17 Ben Franks, 18 Ali Williams, 19 Victor Vito, 20 Andy Ellis, 21 Stephen Donald, 22 Sonny Bill Williams.

Anuncios




El Síndrome del Croissant

23 09 2011

A estas horas comienza a ser plausible la hipótesis de que los Wallabies hayan somatizado la presión del favorito al punto de convertirla en fatalidad, cuando no en fatalismo. Su nítida victoria contra Estados Unidos (67-5), en el partido que abre un fin de semana grande en el Mundial de rugby, los dejó con la intención bien ganada de festejar un encuentro que jugaron con inteligencia -subrayó su medio de melé, Will Genia- e incontestable superioridad. Sin embargo, la cuenta de lesiones fue tan notoria que agregó un punto de amargura al triunfo, necesario después del sonoro resbalón contra Irlanda. James O’Connor y David Pocock (dos de los mejores en su puesto) ya vieron el partido vestidos de traje en la banda, haciéndole compañía a Digby Ioane, que se fracturó el dedo pulgar contra los italianos y al que se espera no antes de dos semanas. Pero, si bien el choque con Estados Unidos lo jugaron con viento de cola los australianos, todo lo que fue susceptible de ir mal, acabó mal. Kurtley Beale se lesionó en el muslo, el centro Robert Horne se lastimó la mandíbula, el versátil Pat McCabe dejó el encuentro con un hombro tocado, Palu también salió con problemas musculares y, sobre todo, Anthony Fainga’a estuvo cerca de romperse la crisma en un placaje mal medido y peor ejecutado. Fue al final del partido, con sólo 14 segundos por jugarse. Una salida desde touch de los americanos, con apertura en barrido hacia el lado contrario, que el centro australiano trató de cortar por lo sano. La jugada, desgraciada por demás, explica la importancia de la técnica de placaje: la intención de Fainga’a fue meter el hombro derecho por delante, pero el jugador se le escapó en la carrera, perdió la posición para placarlo por ese lado y cruzó la cabeza por delante del hombro, recibiendo el demoledor impacto en el parietal derecho. De haber anticipado mejor la trayectoria y velocidad del oponente, debió golpear con el izquierdo, de fuera hacia dentro. Acabó conmocionado y salió en camilla. Australia jugó los últimos 14 segundos de partido con 14 jugadores. Y rezando para que no cayera nadie más.

De Najwajean a Polota-Jean... El pilar australiano y Carlos Jean, artista formidable de la producción musical, en uno de esos razonables parecidos que uno encuentra cuando el aspirante de turno se está comiendo del orden de diez ensayos en el partido.

Por lo demás, el partido dejó la exhibición de Adam Ashley-Cooper, que anotó la ristra de tres ensayos más rápida de la historia del Mundial: en sólo siete minutos posó tres veces la pelota, aprovechándose de esa inteligencia en las decisiones a la que aludía Genia. Las once marcas de los Wallabies maquillaron la desacertada noche de Quade Cooper con el pie: dos de cinco, antes de cederle los trastos a Berrick Barnes. Entre los dos perdieron cinco de las once conversiones de las que dispuso Australia. El asunto de los errores en los tiros a palos ya tiene un culpable: la pelota. Cómo no. Mientras, con las manos, Ashley-Cooper es una topadora en cualquier posición, aunque desde aquí hayamos insistido en el poder que se extravía en el medio campo australiano sin él de centro. Con la acumulación de problemas físicos aludidos, Robbie Deans tendrá que hacer piruetas antes del último encuentro del grupo, contra Rusia, en lo que se prevé un paseo militar. Pero ya se sabe, y se ve, que en el rugby no hay partidos amistosos ni victorias inmaculadas. Todo el mundo es susceptible de comerse un buen tortazo, vayas 3 abajo o 50 arriba. Al margen de esos intereses, a uno le gustó constatar que Polota-Nau, el rotundo primera línea australiano, cada día se parece más al deejay y productor Carlos Jean, lo que le agrega un poco del siempre necesario funky a este juego.

El fin de semana abre el sábado con Inglaterra frente a Rumanía (8:00 de la mañana) y, sobre todo, el anticipadísimo Nueva Zelanda-Francia. Desde hace semanas no se habla de otra cosa, cualquier previa del torneo presentaba esta fecha enmarcada en rojo. No sólo por la potencia de ambos equipos, sino por el célebre choking neozelandés contra el rival azul. Lo que se dice un atragantarse siempre en la peor hora contra el mismo rival, su bestia negra declarada y reconocida. He ahí un encuentro clásico de las Copas del Mundo, con todos los fantasmas desatados para los All Blacks, por un lado, el orgullo de anfitrión por el otro, la permanente incógnita de la estatura que pueden alcanzar los franceses (cuyas victorias por ahora no han provocado ni frío ni calor) y las especulaciones acerca de la conveniencia de guardarse ante el cruce de cuartos con el grupo A. Si eso no fuera bastante, el imprescindible Richie McCaw, quizá el jugador más carismático de Nueva Zelanda desde Jonah Lomu y el tercera más celebrado desde Zinzan Brooke, cumple cien partidos con los All Blacks. Más allá del cumpleaños del bravo capitán, para ambientarse y comprender la desproporcionada expectación de un partido como éste, todavía en la fase de grupos, hay que hacer historia: Francia eliminó a los All Blacks (43-31) en la RWC 99, en un memorable encuentro jugado en Twickenham, acaso el mejor que se recuerda en el cuarto de siglo de historia del torneo (en competencia directa con la impresionante final entre Australia e Inglaterra en 2003); y uno de los más grandes jamás jugados en el siglo y pico de existencia de este juego. Una maravilla que cualquier aficionado mediano debería revisar al menos una vez al mes: como Perdición, de Billy Wilder, y las escenas finales de Centauros del Desierto, de monsieur Ford.
 
 
No contentos con aquella formidable hazaña, los bleus no le dieron ocasión a los neozelandeses de perpetrar una venganza, y en 2007 volvieron a sacarlos de la Copa del Mundo en Cardiff, esta vez en los cuartos de final (18-20), en un partido que pasó a la historia por el ya innegable Síndrome del Croissant, la inadmisible vestimenta gris de los All Blacks y aquel arbitraje del inglés Wayne Barnes, que se comió un balón adelantado francés que acabó en ensayo y terminaría decidiendo el encuentro. Contra la tradición legendaria de respeto por los jueces en el rugby, la polémica se hizo duradera como las del fútbol y traspasó todos los límites admisibles, en esta y en cualquier otra disciplina, al punto de que el atildado Barnes llegó a recibir amenazas de muerte. La verdad, sin embargo, fue mucho más sencilla: los All Blacks no encontraron cómo pasar la tupida defensa francesa. Y los galos, además, sueltan a veces ese flair que los adorna y se hacen irresistibles. Así que el partido llega con una acumulación emocional salvaje para los All Blacks. Si vuelve a ocurrir, una nación entera irá camino del psiquiatra. Y, sobra decirlo, las papeletas de favoritos de los neozelandeses volarán por los aires, complicándoles el camino en su Mundial.
 
Mientras en el grupo A se juegan también los bifes este fin de semana. La primera plaza parece ir camino de la prosaica Inglaterra, que se enfrenta con Rumanía. Un partido para seguir buscando a ese equipo de Martin Johnson en el que dan más titulares las juergas nocturnas de Tindall entre rubias y enanos que las anotaciones de Wilkinson y sus muchachos. Es lo que pasa por manejar un equipo con un ex capitán matrimoniado con la nieta de la Reina, un caballero de la Orden del Imperio al que le han saboteado las patadas y, entremezclados, ese tipo de pilares que, como Stephen Thompson, saben que en una pelea tabernaria un beso sardónico a tu rival siempre derrota más que el peor puñetazo. Como el que le dio al argentino Rodrigo Roncero, por ejemplo. Mientras, para la segunda plaza habrá guerra entre Argentina y Escocia. La batalla está fijada para el domingo a las 10:30 de la mañana, horario infantil para un encuentro que se prevé descarnado. Mantengan a los chicos alejados del televisor principal de la casa, ahuyéntenlos con Dora la Exploradora o, si ya no se lo tragan, el irreverente Bob Esponja. Si les dejan ver ese partido entre el Cardo y los Pumas, aténganse a las consecuencias: inexplicables miedos nocturnos, topetazos contra la pared con la cabeza por delante y tendencias desviadas, propias de un cerebro que empieza a ovalarse. Si eso ocurre, no lo piensen ni un segundo: explíquenles por qué semejantes terneros de testa inflamada y orejas de coliflor lagrimean con el himno de su país; y a continuación corran a llevarlos a que se desfoguen con un meloncito en el parque y pregunten en el club de rugby más cercano… Sí, es nuestro sueño, para qué negarlo: parir un primera línea, un bebé empentador, un alicate babeante, un nene que no cierre los ojos al chocar contra los muros ni los hombres. Sosiéguense: al contrario de ese miedo neozelandés a atragantarse con un bollo, el rugby no es una enfermedad mental. Se trata, más bien, de una patología del alma.