Philip Seymour Hoffman (1967-2014)

3 02 2014

happiness

Hellen Jordan: Dígame…
Allen: Sé quien eres…y no eres nada. Te crees que eres algo pero no eres una puta mierda. Estás vacía, eres un cero, un agujero negro… y te voy a follar hasta que te corras por las orejas.

[Philip Seymour Hoffman, uno de los grandes considerado desde cualquier sistema métrico, le declara su torrencial anhelo a Lara Flynn Boyle en ‘Happiness’, la venenosa y nigérrima sátira de Todd Solondz. Una reunión de personajes de apariencia inocua, que ocultan un frigorífico repleto de restos humanos y una intimidad que constituye un patético catálogo de disfuncionalidades del alma, el corazón, la mente y, desde luego, el insondable cuerpo. En ese universo, como siempre, reinaba PS Hoffman, artista irrefrenable, voraz, que se comía los planos, las escenas y las películas desde los flancos de la pantalla. Las impregnaba de su sudor, de su aparente timidez, de su inadecuación al conjunto y hacía jirones todo de manera repentina, como guarda un animal salvaje sus crueldades naturales. “La gente cree que me conoce a través de mis personajes… pero no tienen ni idea de quién soy”. Así se describió a sí mismo. Un retrato amenazador. Naturalmente, en esta escena la respuesta de Lara Flynn Boyle era la esperada: “Quiero que me folles”. Y la réplica de él, obvia: “No creo que pueda hacerlo].

Anuncios