Enemigos íntimos

15 10 2011

Richie McCaw, el capitán kiwi, carga contra la tercera australiana: el resultado del duelo entre las terceras líneas resolverá muchas de las incontables incógnitas de un partido como éste. No sólo por las rupturas que provoque cada lado, sino sobre todo por las que interrumpa en defensa.

Todos los torneos nacen con un partido deseado. Algunos llegan en la fecha equivocada. Puede muy bien ser el caso de esta segunda semifinal entre los dos rivales máximos del Hemisferio Sur, Nueva Zelanda y Australia, un encuentro que en la concepción ideal de esta Copa del Mundo tal vez fuera la final, pero que viene precipitado por la muy glosada derrota de Australia ante Irlanda en la fase de grupos. Aquel resultado desordenó toda la ruta hasta Auckland, el lugar al que llevan todos los caminos en este torneo: en el Eden Park se jugaron dos de los partidos de cuartos de final, se van a disputar las dos semifinales de este fin de semana y se jugarán el tercer puesto y la final del próximo.

De estos dos gigantes inmortales, sólo puede quedar uno. En ocasiones como la semifinal de una Copa del Mundo, la única memoria posible es la que se reserva para quien vence. Nadie se acuerda de los perdedores… salvo si quienes pierden son los All Blacks. No hay muchas formas de hablar de este partido sin decir algo ya sabido. Éste duelo es atemporal, ha atravesado un siglo largo desde que ambos se retaran por primera vez en agosto de 1903, en Sydney. De entonces a hoy, All Blacks y Wallabies se han enfrentado 167 veces: Nueva Zelanda ganó en 115 ocasiones; Australia venció 47 veces; empataron cinco. Los escenarios han sido diversos y, desde que se inauguró en 1900 el Eden Park, este estadio ha presenciado muchos duelos y cuatro victorias de los Wallabies. No queda un solo centímetro virgen en un partido así. Y si afirmar que todo es radicalmente imprevisible cuando las dos superpotencias se ven las caras parece tópico, basta recordar el partido por la Bledisloe Cup que Australia y Nueva Zelanda jugaron el 15 de julio de 2000, considerado por muchos el Mejor Partido de la Historia entre estas dos naciones. Los All Blacks anotaron 24 puntos en los primeros ocho minutos de partido. A partir de ahí, todo resultó decididamente increíble. Tal y como tituló un diario: “Fue un test hecho en el cielo”.

Ya dijimos hace muchos días, cuando esta Copa del Mundo echó a andar, que el único argumento central del caso era saber si Nueva Zelanda ganaba o no ganaba, por fin… Es el equipo número 1 del ránking de forma consistente, año a año, pero la imposibilidad de su derrota en las copas del Mundo siempre acaba por ser negada. Este mismo cruce directo en semifinales ha tenido lugar dos veces antes de este domingo. En la RWC 2003, la que encumbró a Jonny Wilkinson, ganaron los australianos por 10-22, en Sydney. En el Mundial de 1991 ya lo habían hecho en el Lansdowne Road de Dublín, donde los Wallabies se impusieron al decadente equipo campeón por 16-6, de camino al título. Aquella derrota inauguró la larga travesía por el desierto de la Copa del Mundo que llevan caminada los All Blacks, peleados con su propia incredulidad ante las sucesivas derrotas: si hubo un resultado imprevisible, fue el de la final de 1995. Jonah Lomu había volteado de forma insistente, a la vista de todo el mundo, el principio de equilibrio esencial en el rugby: nadie es lo suficientemente fuerte como para ser más fuerte que todos los demás y ganar un partido solo. Lomu lo hacía: ganaba los partidos solo. Mil veces lo habré contado: vi su demoledora serie de ensayos, especialmente ese en el que literalmente pasó por encima del inglés Mike Catt, en un pub de Londres. Fue una mañana de domingo del verano de 1995, el año en que el gobierno británico autorizó la liberalización total de los horarios de apertura y cierre de las tabernas, que llevaban medio siglo clausurando sus puertas a las once de la noche por si acaso los alemanes volvían a bombardear. La mortal jugada de Lomu provocó una risotada gigantesca en el pub, lleno por supuesto de seguidores ingleses que vaciaban pintas con la misma naturalidad con la que Lomu se metía en la zona de ensayo, antes de abalanzarse sobre el Sunday Roast. Nadie pudo imaginar que un equipo pudiera detener a ese hombre, pero unos días más tarde lo iba a hacer Sudáfrica. Aquel partido fue una extrañeza; hoy es una leyenda. Clint Eastwood se equivocó: esa historia nunca debió ser contada desde el punto de vista de Nelson Mandela, sino desde la perspectiva del increíble Jonah Lomu. La vida lo ha demostrado.

Y bien… queda el partido. Mejor verlo que tratar de anticipar nada. Qué decir salvo que Cruden se queda con el número 10 de los All Blacks, un puesto en el que ha ocurrido sucesos paranormales: las lesiones consecutivas del elegido, Dan Carter, y de su atemorizado sustituto, Slade. Al final, Graham Henry tuvo que llamar a Aaron Cruden primero y a Andy Ellis después. Cruden salió contra Argentina en la primera mitad, después de que Slade se dañara un aductor… igual que Dan Carter. Jugó un gran partido y hoy será titular por obligación y por convicción. Ha pasado de estar de vacaciones a formar parte del equipo que se enfrenta al histórico desafío de restaurar el orgullo de los All Blacks. En la alineación negra aparece de nuevo Richard Kahui en la banda, en el lugar del apagado Sonny Bill Williams. Kahui ya había dejado sentado en todas sus apariciones precedentes en el Mundial que su estilo de finalizador es mucho más fino: ese muchacho anuncia ensayos en cada carrera. Por fin, la lesión del veterano Muliaina contra los Pumas devuelve el número 15 a Israel Dagg, uno de los chicos a los que la prensa pilló de trompa tres noches antes de jugar contra los argentinos. El otro era Cory Jane… que ese día se jugó un partidazo, como si quisiera demostrar que, tal y como todo el mundo sabe, para jugar al rugby hay que beber. O, al menos, no es imprescindible dejar de hacerlo.

Por ahora los All Blacks han sido, numéricamente, el equipo más rotundo del torneo, pero a su alrededor persiste la sensación de que en ningún momento han alcanzado un nivel que permita suponerles invencibles. Le ha faltado rugby en la tercera, y eso que la recuperación de Kieran Read mejora el perfil apenas guerrero que le proporcionan gente como McCaw, el ya olvidado Thompson, el mismo Jerome Kaino o, desde luego, secundarios del tipo de Victor Vito. Los All Blacks aún no se han cruzado a nadie que pudiera de verdad dañarlos o poner en solfa su superioridad. No lo hizo Francia en la primera fase: entonces aquel equipo de Liévremont todavía era un guiñapo. Y Argentina, con su limitado orgullo, los preocupó durante una hora de partido. Acabaron ganando, sí, pero para la convicción hacía falta más. En el mundo de los All Blacks, la verdadera medida de las cosas siempre está en proporción a los Wallabies.

Robbie Deans, el neozelandés que dirige a Australia: "Cuando nos entrevistaron después del Mundial de 2007, pensé que el puesto era para Robbie", dijo en su día el aún técnico de los All Blacks, Graham Henry. Una rivalidad personal, bien entendida por parte de ambos, que extiende la inabarcable rivalida entre las dos grandes naciones del rugby mundial.

Los australianos llegan al partido envueltos en su aura de imprevisibilidad, que se ha acentuado conforme avanzaba el torneo. Son los únicos para quien el público global ha guardado, de antemano, la consideración de favoritos por encima de los All Blacks. Contra el pesado equipo de Sudáfrica, en cuartos, tuvieron que adoptar un perfil por completo ajeno a su idiosincrasia actual: cedieron territorio y balón y ganaron a partir de los errores del contrario. En el equipo de Robbie Deans hay muchas preguntas y menos respuestas. Ninguno de sus fantásticos (Beale, O’Connor, Ioane, Cooper y Genia) ha estado al nivel que se les supone. Salvo, quizás, O’Connor, quien al menos sí ha mostrado el nervio preciso para elevarse por encima de los instantes de máxima presión, como la patada que decidió el choque con los Springboks hace una semana. Genia ha ido retrocediendo con las semanas. Ioane se rompió un dedo contra Italia. Beale apenas ha sacado el contraataque, en parte porque su administrador fundamental, el apertura Quade Cooper, ha sido engullido por la despiadada presión que ha ejercido sobre él un país que lo ha declarado enemigo público number one.

Cooper es neozelandés de nacimiento. Como Robbie Deans, el entrenador de Australia, por cierto. De hecho, he ahí un buen dato: tres de los cuatro técnicos cuyos equipos están en semifinales son kiwis de nacimiento: Deans en Australia, Warren Gatland en Gales y Graham Henry en los All Blacks. La saga parece el inicio de un capítulo de Enredo: Graham Henry entrenó a Gales desde el verano de 1998 hasta 2002, cuando lo sucedió Steve Hansen, que ahora es el entrenador de delantera de Nueva Zelanda. Hansen llevó a Gales a la Copa del Mundo de 2003 en Australia y allí se enfrentó, precisamente, con unos All Blacks dirigidos entonces por Robbie Deans, que hoy es el técnico de los Wallabies. Deans fue uno de los preparadores que la Rugby Union de Gales entrevistó para asumir la dirección de los Dragones en 2007, pero rechazó la plaza aduciendo que esperaba hacerse cargo de los All Blacks, cuyo puesto de entrenador parecía que iba a quedar vacante. Pero la federación de Nueva Zelanda renovó su confianza en Graham Henry, a pesar de la estrepitosa decepción de NZ en el Mundial de aquel año. Unos meses después, Deans aceptaría el mismo cargo… pero en Australia. Y, ahora que todo el mundo asume que Henry dejará los All Blacks después de esta RWC, sea cual sea el resultado final, el candidato número uno para sucederle se llama… Warren Gatland. El entrenador de Gales. ¿Necesitan un croquis?

Australia: 1 Sekope Kepu, 2 Stephen Moore, 3 Ben Alexander; 4 Dan Vickerman, 5 James Horwill; 6 Rocky Elsom, 7 David Pocock, 8 Radike Samo; 9 Will Genia, 10 Quade Cooper, 11 Digby Ioane, 12 Pat McCabe, 13 Adam Ashley-Cooper, 14 James O’Connor, 15 Kurtley Beale.
Subs: 16 Tatafu Polota-Nau, 17 James Slipper, 18 Rob Simmons, 19 Ben MacCalman, 20 Luke Burguess, 21 Berrick Barnes, 22 Anthony Fainga’a.

Nueva Zelanda:1 Tony Woodcock, 2 Kevin Mealamu, 3 Owen Franks; 4 Adam Whitelock, 5 Brad Thorn; 6 Jerome Kaino, 7 Richie McCaw, 8 Kieran Read; 9 Piri Weepu, 10 Aaron Cruden, 11 Richard Kahui, 12 Ma’a Nonu, 13 Conrad Smith, 14 Cory Jane, 15 Israel Dagg.
Subs: 16 Andrew Hore, 17 Ben Franks, 18 Ali Williams, 19 Victor Vito, 20 Andy Ellis, 21 Stephen Donald, 22 Sonny Bill Williams.





Tom Jones contra los marselleses

14 10 2011

Dragones y narcisos, los símbolos de Gales, más presentes que nunca en el partido que puede marcar a una generación fantástica de jugadores y recuperar una nueva época dorada del rugby galés.

Los franceses cantan La Marsellesa como con cierta vanidad moral, con natural afrancesamiento, sabiendo o dejando ver, de algún modo, que su himno es el más hermoso, aunque sea el más cruento: “¡Marchemos, marchemos! / Y que la sangre impura riegue nuestros campos”. Ya lo dijo Napoleón, que tenía buen oído musical para la guerra: “Estas estrofas nos van a ahorrar muchos cañones”. Y en medio de los partidos lo cantan con la misma marcialidad que si los batallones marselleses estuvieran entrando otra vez en París, de camino a la guerra contra el imperio austriaco. A los galeses, sin embargo, lo que les gusta es cantar Delilah, el pasional crimen en elipsis de una dama adúltera a cargo de su hombre, el paradigmático macho llamado Tom Jones. Tienen su muy coral Tierra de Mis Padres, sí, himno bucólico acerca de las virtudes paisajísticas de la vieja nación. El canto a la belleza protege el orgullo de sus hombres y de una lengua en cuya fisonomía las vocales están en fuga, y en la que se observa un orgulloso apelotonamiento de fonemas clausurados en torno al gobierno de la y griega y la uve doble. Pero prefieren, como uno mismo constató hace algunos años en las tabernas parisinas con ocasión de la visita del Dragón a la capital francesa, disfrazar a sus mujeres de piel diáfana con la corona de un narciso en la cabeza, mientras ellos se hacen tocados con el amable cuerpo rojo de un dragón y cimbrean el las caderas y la pinta de cerveza, en ángulos exagerados, para entrar aire en el buche y gritar bien fuerte esa estrofa en la que el asesino de la infiel doncella se justifica ante el mundo con desgarro: “She waaaaas my womaaaaaaaaaaan!”. Esa mujer era mía… Para a continuación bajar el tono y confesar con gesto compungido: “La descubrí cuando me engañaba / y perdí la cabeza”.

Dragones y narcisos. Eso es Gales. Un país de oscuras minas cerradas y suaves colinas verdes, reverenciado por John Ford en How Green Was My Valley! ¿Por qué hay que hablar de un país para hablar de un deporte? Porque Gales es la única nación del hemisferio norte en la que, de todas las cosas menos importantes de la vida, el rugby es la más importante. Uno -que ya ha gestionado su presencia en el Millenium de Cardiff en el próximo 6 Naciones, por si hubiera que ir a saludar campeones-, ha oído en los últimos días historias próximas de galeses que la semana pasada abandonaron precipitadamente el país para volar hasta Nueva Zelanda. No tienen entradas, pero no les importa: quieren estar allá abajo. Cerca. Cantando Delilah. No sea que a los muchachos del capitán Warburton se les ocurra escribir el capítulo más importante de la historia de la nación galesa desde que en 1971, en Edimburgo, Gerald Davies les metió un ensayo en el último minuto a los escoceses que, sumado a la conversión posterior de John Taylor, le dio a Gales el Grand Slam después de veinte años. Aquella patada de Taylor fue considerada, y no sin razón, la conversión más importante de la historia desde que San Pablo se cayó del caballo camino de Damasco.

El caso es que, a la espalda de todas estas innecesarias notas de color, está el partido de semifinales entre Francia y el País de Gales, una ocasión formidable para contemplar frente a frente a dos de las naciones que más han hecho a lo largo de la historia para que un partido de rugby sea también una convención de graciosas habilidades, un ejercicio de armonía grupal con una pelota que presenta la dudosa forma de un melón y el travieso comportamiento de una almendra. De las virtudes de Gales, que esta vez no podrá contar por lesión con su apertura, el rampante Rhys Priestland, ya lo hemos dicho casi todo. Sólo falta por saber si ellos mismos consideran que ya lo han dicho todo, pero no es probable. La entrada como número 10 de James Hook -un jerarca del equipo hasta que una lesión precipitó la irrupción de Priestland para felicidad del mercurial Warren Gatland-, será la única variación con respecto al conjunto que dio cuenta de Irlanda con insultante superioridad. No es una baja menor porque afecta a la construcción moral del equipo y desde luego del juego. Hook puede haber sido uno de los jugadores más talentosos con peor suerte de los últimos tiempos. Primero, la discusión tradicional consistía en saber si era mejor ponerlo de apertura o de zaguero, más que nada porque estaba en el puesto de 10 Stephen Jones, cuyo pie milimétrico deshacía todos los argumentos opuestos. Y atrás, en el 15, un Lee Byrne que durante algunos años fue uno de los mejores zagueros del planeta. Y cuando Jones empieza a dar un paso hacia atrás y Byrne rebaja su nivel, aparece Priestland y Leigh Halfpenny se convierte en un coloso en el fondo. Muchas miradas estarán puestas hoy en el 10 de Gales.

Liévremont, atildado con su bigote, muestra la captura en una excursión de pesca que llevó a cabo esta semana el equipo de Francia: una cierta tregua después de semanas de batalla con la prensa.

También con Francia hemos agotado las conversaciones. Estos últimos días andaba en duda Yachvili, pero fuera de eso parece que repetirán el quince del último partido, con las variaciones ya conocidas: de ocho Harinordoqy (que repartió caramelos entre la prensa en una comparecencia el otro día, gesto simpático muy poco simpático dados los antecedentes); Parra como apertura, Medard de zaguero, Pallison y Clercq en las alas. Los cambios posicionales parecieron despertar algo del genio francés en el último encuentro. Pero, ¿fue flor de un día? A flash in the pan?, como se dice allá. Cualquiera lo sabe. Del equipo de Liévremont se puede decir lo mismo que Churchill dijo de Rusia: “Son un interrogante, envuelto en un misterio y encerrado en un enigma”. La impresión general es que los franceses sacan un gran partido por torneo. Si eso es cierto, aún están por jugarlo: sólo con voluntarismo chovinista podría considerarse gran partido lo que los galos hicieron para ganarle a la demacrada Inglaterra. Para eso, han observado los propios franceses, no hacía falta un gran partido. A estas horas, los galeses andan haciéndose las mismas preguntas que todos nosotros. La diferencia es que ellos, desde luego, precisan respuestas. Gatland, el entrenador de quien todo el mundo abominaba por conservador cuando la federación de Gales renovó su contrato, tiene a su equipo a las puertas de la final y está considerado como el más firme candidato a suceder a Graham Henry al frente de los All Blacks. Si es cierto el adagio que afirma que son las defensas las que ganan los títulos, Gales competirá por él: es, con sólo cuatro ensayos concedidos, el equipo más fiable del torneo. Un dato considerable en un equipo al que se tiene, no sin razón, como expresión de talento y libertad para el ataque. Tiene una explicación, como casi todo en el rugby de hoy: su entrenador de defensa es Shaun Edwards, un gurú educado en el rugby a 13. Todo el mundo sabe que la defensa de hoy es la adaptación nada disimulada de la impenetrable tabla del código rugby league. En el otro lado, nadie ha aguantado mayor desconsideración que Liévremont, el entrenador de Francia. Tal vez solo su predecesor en el cargo, Bernard Laporte. Todo perfecto. Pero el gen manda sobre las consideraciones: para quien no lo recuerde, refrescaremos este dato… Los franceses van a jugar su quinta (!) semifinal consecutiva de un Mundial. Han perdido dos veces con Inglaterra, una con Nueva Zelanda y otra con Sudáfrica. Sólo una vez ganaron: a Australia, en 1987 y en el mismo escenario de ahora, con aquel ensayo de Serge Blanco sobre la esquina. Han disputado y salido derrotados de dos finales (1987 y 1999). Semejante historial revela el perfil de unos hombres dispuestos siempre para competir, sin que importen las circunstancias, y llenar sus campos de sangre impura, la del enemigo. Se diría que, pese a la vehemencia de su himno marsellés, los azules acostumbran a ganar batallas, pero todavía no han ganado la guerra.

Gales: 1 Gethin Jenkins, 2 Huw Bennett, 3 Adam Jones; 4 Luke Charteris, 5 Alun Wyn Jones, 6 Dan Lydiate, 7 Sam Warburton, 8 Toby Faletau; 9 Mike Phillips, 10 James Hook, 11 Shane Williams, 12 Jamie Roberts, 13 Jonathan Davies, 14 George North, 15 Leigh Halfpenny.
Subs: 16 Lloy Burns, 17 Paul James, 18 Bradley Davies, 19 Ryan Jones, 20 Lloyd Williams, 21 Stephen Jones, 22 Scott Williams.

Francia: 1 Jean-Baptiste Poux, 2 Williams Servat, 3 Nicolas Mas, 4 Pascal Pape, 5 Lionel Nallet, 6 Thierry Dusautoir, 7 Julien Bonnaire, 8 Imanol Harinordoqy; 9 Dmitri Yachvili, 10 Morgan Parra, 11 Alexis Pallison, 12 Maxime Mermoz, 13 Aurelien Rougerie, 14 Vincent Clercq, 15 Maxime Medard.
Subs: 16 Dimitri Szarzewsky, 17 Fabien Barcella, 18 Julien Pierre, 19 Fulgence Oueadrogo, 20 François Trihn-Duc, 21 Jean Marc Dousseain, 22 Cedric Heynmans.





Grupo D: Campo de minas

10 09 2011

Sudáfrica, País de Gales, Fiji, Samoa y Namibia

John Smit levanta el trofeo Webb Ellis, ganado en el Mundial de 2007, cuando Sudáfrica dominaba el mundo oval. La séptima Copa del Mundo encuentra a una brillantísima generación de Springboks de vuelta de sus mejores días.

Pocos se atreverían a colgarle de la espalda un monigote de papel a, digamos, Victor Matfield. Pero Sudáfrica aparece en este Mundial con una diana subida en los omóplatos, ahí justo donde exhiben los Springboks esos números tan chiquitos, que se pierden en las llanuras de la camiseta. El campeón siempre tiene una diana cuando arranque el siguiente Mundial. En el caso de Sudáfrica, además, no falta quien le ha olisqueado debilidades y piensa que el gigantón del hemisferio sur está listo para ser derribado. ¿Lo está? Uhmmm, veremos… La cuestión no trata de nivel de los jugadores, cosa que no hace falta aclarar, sino de estado de forma. Particularmente, en mi opinión, de tres o cuatro hombre sque definieron el dominio implacable de los Springboks en el periodo que les condujo a levantar en 2007 su última Copa del Mundo: hablamos de Morne Steyn (zaguero o medio de apertura, el pie clínico que ha acostumbrado a poner a Sudáfrica un paso más allá que sus rivales, y al que vimos en un perfil bajo en el Tri Nations), del incomensurable segunda Victor Matfield, la velocidad incontestable de Habana por el ala y la dirección y Fourie du Preez, el que fue considerado en el ciclo inter-mundiales el mejor medio de melé del mundo, pero al que en la última serie del Tri Nations me pareció ver por debajo de aquella versión superlativa, algo recortado ese filo que le hacía mover a todos y ganar la línea de ventaja con constancia. En realidad, los tres estaban entre los 21 jugadores que el técnico Bok, Peter de Villiers, decidió no llevar a la gira por Australia y Nueva Zelanda que abrió el torneo del hemisferio sur. En esa lista de ausentes (reservados por lesión o por encontrarse, se adujo, en periodos de rehabilitación) había tantos pesos pesados del equipo que Sudáfrica fue acusada de adulterar la competición y se investigó si todas las dolencias aducidas verdaderas. Y De Villiers hubo de responder por un supuesto campus secreto de entrenamiento. El resultado fue mucha tinta y palabra gastada, por un lado, y un equipo disminuido, probando jugadores para el Mundial, por el otro. A la vuelta a Sudáfrica, jugaron todos los buenos, aunque gente como Matfield, Bakkies Botha o Bryan Habana aún estaban oxidados: rusty, que se dice en inglés. Ganaron a Nueva Zelanda. Perdieron con Australia. Y quedó poco claro hasta qué punto en Nueva Zelanda podrá más la edad o la sabiduría: ese rugby sobrio, rocoso, defensivo, simplificado y demoledor del que han hecho tradición y escuela. Como Sudáfrica nunca negocia sus principios (tampoco De Villiers, por más ladrillos que le caigan), habrá que esperar para ver al joven Lamby, prometedor pero aún tierno para ser el 15, y suspirar por Bismarck du Plessis en el puesto de talonador: ahí permanece, por ahora, el capitán John Smit, cuya leyenda está bajo bombardeo por el empeño de su técnico en alargarle la vigencia. Propongo un ojo siempre en Heinrich Brüsow, ariete de la tercera que más me gusta en todo el torneo, junto al sanguinario Burger y a Pierre Spies. Otro en Jacques Fourie y el tercero en la bota de Steyn, que en el mejor de los casos dicta el camino, la táctica, el tiempo y los resultados. Pronóstico: si los mencionados se aproximan a sus versiones más reconocibles, Sudáfrica será muy difícil de bajar del torneo. Si no lo hacen, igualmente será complicado sacarlos. Dominarán el grupo, pero sin exhibirse. Los veo en semifinales, donde si todo es normal se cruzarían a muerte con los All Blacks. Y ahí… cualquiera sabe.

George North, asesino con cara de niño, anotador ala: el chico del que todo el mundo habla en Gales y, si las previsiones se cumplen, del que todo el mundo hablará de esta Copa del Mundo en adelante. Cuando Warren Gatland lo llamó, era un desconocido: ahora la expectación lo rodea.

Gales ha acometido una reforma integral, pero sin ir al Ikea. No le ha impresionado lo más mínimo enfrentar a sus jóvenes talentos con la cita máxima. Su partido contra los sudafricanos, que abre la participación de ambos, supone una batalla de las edades en toda regla: la media de edad de los dragones no pasa de 26 años, su capitán Warburton tiene 22, y la escuadra suma algo más de 400 internacionalidades entre los 30 miembros del equipo. Los Springboks doblan esa cifra. John Smit cumplirá 34 en abril. Así que será un choque de opuestos en toda regla, porque Gales, su entrenador Warren Gatland y el mundo entero saben que unos llevarán el partido al enfrentamiento de los delanteros y el dominio posicional del territorio; mientras los otros querrán que la pelota fluya, los hombres vuelen y la juventud baile. Sobre todo la de su medio de apertura, Priestland, en quien Gatland tiene puestas enormes esperanzas. Elegido tras la lesión de Stephen Jones, habrá que ver cómo mezcla con el medio de melé, Mike Philips, quien sí maneja una delantera con conocimiento y causa: ha vuelto el oso Adam Jones, siempre tan necesario, pero echaremos de menos a Gethin Jenkins, lesionado, uno de los primeras líneas que mejor placa abajo, incluso en carrera. Y a Ryan Jones en la tercera: tiene para dos semanas y su participación en el torneo está en el aire. Resisten clásicos como el segunda Alun Wynn-Jones, Lydiate, la reserva del efervescente (no siempre para bien) Andy Powell, Charteris… y aparece con un peinado afro-setentero Toby Faletau, flanker tongano, hijo de un veterano mundialista de 1999 y recién promovido a la

Alesana Tuilagi, con la camiseta del Leicester: el rostro más reconocible de una selección de Samoa que promete más de un disgusto siempre que aparece en un torneo mayor.

primera selección galesa por Gatland en el mes de junio. Entre los tres cuartos, varios clásicos de ayer, hoy y siempre (Jonathan Davies,  Jamie Roberts, James Hook, desde luego Shane Williams…) y un muy serio proyecto de estrella en el ala: George North. Pronóstico: el único norteño en el grupo, afronta un choque monumental contra los sudafricanos y encuentros muy duros con equipos que lo han golpeado en el pasado, Samoa y Fiji. El resultado es incierto, pero anuncian diversión por el modo de jugar de sus estrellas.

Cualquier equipo de Samoa y de Fiji se han hecho difíciles de batir. Gales lo aprendió a base de resbalar en esa misma baldosa en dos mundiales distintos. Los samoanos llegan al Mundial con el viente de cola de una prestigiosísima victoria sobre Australia en julio, una carta de presentación temible para un grupo bastante duro, en el que la segunda plaza está muy en el aire. Eso, si los polinesios no dan su perfil más frívolo en defensa (como enseñó Tonga en el partido con los All Blacks). Samoa tiene poderío, jugadores atléticos, durísimos en el contacto y veloces en campo abierto. Fiji todavía afila más ese perfil: su arquetipo de rugby es el del siete, espacios, contacto y pase, ángulos salvajes de carrera, revoloteos y cambios de dirección. Si uno los deja sueltos, es como perseguir gallinas en un campo de fútbol. En Samoa aparece, reconocible por encima de cualquiera de sus compañeros, Alesana Tuilagi, hermano de Manu (el centro de Inglaterra) y familiar presencia en la Premiership. Es la saga de los Tuilagi, interminable: además de Alesana y Manu, Henry Tuilagi juega en el USAP Perpignan. Luego vienen Fereti ‘Freddie’ Tuilagi, y Anatelia ‘Andy’ Tuilagi. Y, por fin, Sanele Vavae Tuilagi, que milita ahor en el Coventry. Además de Alesana, en Samoa merece la pena atender al veloz David Lemi y al centro Mapusua. En Fiji (que ya dio cuenta en la madrugada del sábado de la bizcochona Namibia), el capitán Deacon Manu y el flanker Akapusi Qera le dan ritmo a la delantera. Los de atrás lo tienen todos. Su choque con Samoa será una exhibición de vuelo sin motor. Pronóstico: Samoa está en condiciones de sacar a Gales del torneo a la primera de cambio; habrá que ver con Fiji, con un juego más singular, menos dispuesto a diferentes tipos de partido. Los dos son una amenaza para cualquiera. El grupo es un campo de minas. Namibia, por fin, está destinada a correr mucho y ganar poco.